Yoga para niños

Yoga para niños

Los niños no tienen todavía muchos prejuicios ni inhibiciones con su cuerpo, está por tanto bastante abierto a las diferentes proposiciones de movimiento y curioso de experimentar. Se llena de energía y de entusiasmo cuando se mueve porque finalmente, el movimiento es vida.

En los niños en edad pre escolar y escolar, el movimiento es lo único que une las diferentes partes del cerebro y permite consolidar el aprendizaje. Mientras más cerca están de su propio cuerpo, mejor lo conocen y mejor pueden utilizarlo.

El yoga ayuda al niño a crecer manteniéndose conectado a su cuerpo y a sus emociones. Una sesión de yoga, después de una jornada en la escuela o un ritmo cotidiano cargado, permitirá al niño liberarse de eventuales tensiones físicas y mentales, volver a su centro y sentirse mejor.

Claudia recibe al niño con todo lo que viene al inicio del curso: sus preocupaciones, sus historias, sus humores, sus alegrías y decepciones. Entrar en el universo del niño, es tomar en cuenta su estado de ánimo al inicio, aceptar que está enojado o cansado, que ha tenido un buen o mal día: todo esto alimenta la clase.

Como mamá de dos niñas, Claudia está convencida que la práctica de posturas de yoga –con sus nombres evocadores tales como la tortuga, el árbol, la serpiente…- debe hacerse de manera lúdica. El imaginario, el juego y la puesta en escena son primordiales para mantener la atención del niño y suscitar su interés.

Desde la primera sesión, el niño se va a relajar y a medida que avanza en su práctica regular, va a reforzar sus músculos, mejorar su flexibilidad y naturalmente adquirir una mejor postura (sentado y de pie). Paralelamente, el niño va a cultivar su fuerza interior, encontrar sus límites, sobrepasarse, desarrollar su concentración y su confianza, afrontar sus miedos. Todo esto lo llevará hacia la autoestima, la creatividad y una actitud de apertura al mundo.

El yoga puede ayudar al niño en los siguientes casos:

    • Dificultad de concentración
    • Angustias y estrés
    • Dificultades para conciliar el sueño
    • Hiperactividad
    • Problemas de atención
    • Irritabilidad, agresividad

 

Información práctica

El curso dura 45 minutos para los niños de 3 a 5 años y una hora para los de 6 a 11 años.

El curso se desarrolla así:

  • Los niños, sentados en círculo, son invitados a expresarse
  • Se les propone, a continuación, cerrar los ojos y dirigir su atención a su respiración y las diferentes partes de su cuerpo
  • Seguidamente comienza el calentamiento con diferentes proposiciones de movimientos y ejercicios de respiración, antes de entrar de lleno en las posturas
  • Para concluir la sesión se propone un tiempo de relajación con el fin de permitir a los niños de integrar los beneficios de la práctica.

Se aconseja a los niños vestir prendas suaves y confortables que les dé total libertad de movimiento. La práctica se realiza con pies descalzos.

Horarios y tarifas

Los cursos de yoga para los niños de 6 a 11 años tienen lugar todos los sábados de 9h45 à 10h45.

Los grupos se limitan a 4 niños como máximo y los cursos son fijados para el trimestre completo (suspendido durante las vacaciones escolares).

 

Para el período septiembre – diciembre 2018, el abono de 11 cursos cuesta 165 euros y es válido por las 12 semanas del trimestre.

Fechas de los cursos :

  • 15, 22, 29 de septiembre
  • 6, 13, 20 de octubre
  • 10, 17, 24 de noviembre
  • 1, 8, 15 de diciembre